domingo, 25 de octubre de 2009

Oración del Licenciado en Administración


¡OH Señor, Dios Todopoderoso!

Te hago este ruego sabiendo que las plegarias buenas siempre reciben tu respuesta sabia, moderada, prudente y bendita; pues todo cuanto soy y cuanto tengo lo debo a ti Señor y, por lo tanto, solo soy una parte de tu infinita bondad que en divina armonía se expresa en mi vida.

Mis plegarias constantes y poderosas son obra de ti Señor y se que me concederán lo que considero y acepto como la Acción Adecuada a mis deseos; toda relación de la vida se fundamente en mi capacidad de ver la obra tuya en todos mis actos, pensamientos y trabajos e independientemente del hombre o de las circunstancias, dependo de ti y de tu espíritu divino, por eso miro al infinito en busca de dirección e inspiración.

Impídeme Señor caer en la tentación, desperdiciar el tiempo y que cualquier trabajo que yo realice al ejercer mi profesión como Licenciado en Administración, por ser bueno, hecho con ágil destreza, carente de egoísmo, asignado y dirigido por ti, me de resultados acertados con prontitud porque mis pensamientos puros, nuevos y frescos, a la vez que humildes e inofensivos, van delante de mi en todos mis negocios, empresas y trabajos, y por ello termino diariamente con muchas satisfacciones y beneficios económicos.

Mi intuición y percepción espiritual, en las cuales confío, al ser inspiradas y emanadas de Ti, que eres Todopoderoso, son perfectas; eres mi sabiduría e inteligencia, mi único Hacedor y actúas a través de mi justamente para que tome decisiones y realice mis negocios y trabajos sin que causean daño a alguien por ser éstos de buen proceder; mis ojos están fijos en la apreciación de los dones que Tu me brindas y considero al dinero, las riquezas y cualquier otro bien como dones, por lo cual al dinero, bienes y riquezas les gusta que yo sea su propietario porque los gasto con divina prudencia y moderación; recibo dinero por haber procedido correctamente en todos mis tratos y es innecesario regatear ante Ti Señor o decirte como debe venir a mi el dinero, me limito a hacer trabajos y negocios cuando ejerzo mi profesión, escuchando mis intuiciones y sabiendo que se me darán porque esas intuiciones vienen emanadas de tu Gran Poder e Infinita Sabiduría.
Gracias Dios mío por guiarme, protegerme y señalarme el camino que me conduce al amor, a la sabiduría, a la riqueza, a la felicidad y buena salud, en unión de los míos, por eso mantendré siempre mi actitud y pensamientos tranquilos y gozosos e inspirados constantemente en la especial protección que me brinda tu grandioso poder.
Amén